Estelas de piedra raras con figuras desconocidas encontradas en un sitio neolítico en Suiza

Estelas de piedra raras con figuras desconocidas encontradas en un sitio neolítico en Suiza


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Se ha encontrado una serie notable de menhires cerca de uno de los yacimientos neolíticos más importantes de Suiza y, de hecho, en toda la región alpina de Europa. Las piedras desenterradas están arrojando más luz sobre la Edad de Piedra tardía. En particular, están ayudando a los investigadores a comprender los rituales sociales y las creencias de las personas en el Neolítico.

Los emocionantes hallazgos se realizaron en Sion, en el suroeste de Suiza, en el cantón de Valais. Expertos del departamento de edificios, monumentos y arqueología de Valais hicieron el descubrimiento, completamente por casualidad.

Según un comunicado de prensa del Canton du Valais, las piedras se encontraron durante la "construcción de un edificio de alquiler en la Avenue du Petit-Chasseur". Se encontraron seis piedras erguidas, pero algunas estaban dañadas. Una de las losas de piedra pesa aproximadamente dos toneladas y debe levantarse con maquinaria pesada.

Colección del segundo monolito. (© SBMA - ARIA SA )

Monolito mostrando líder neolítico

Una vez, las piedras habían estado todas alineadas en columna o fila. Tres de las piedras erguidas han sido inscritas y tienen diseños en relieve y están categorizadas como estelas por los arqueólogos. Swissinfo.ch informa que la piedra más grande tiene una "figura masculina con ropa estampada geométricamente y con un motivo similar al sol alrededor de la cara". Se desconoce la identidad de la figura, pero probablemente retrata a un cacique o líder político.

Dos de las losas tienen varias cúpulas, que son hendiduras circulares y a menudo se ven en otros sitios neolíticos. Swissinfo.ch informa que estas marcas "no se han encontrado antes en Valais, pero se han encontrado en un sitio cerca de Aosta en Italia". Sobre la base de las marcas en las piedras, se han fechado tentativamente hace unos 2.500 años, que es del período neolítico tardío.

  • Evidencia dura como la piedra: los investigadores demuestran que los megalitos británicos están conectados al sol y la luna
  • Descubrimiento del primer círculo de piedra erguida en más de un siglo en Dartmoor, Inglaterra
  • ¡Están vivos! Los sitios megalíticos son más que una simple piedra

¿Un nuevo tipo de estela? Estela antropomórfica, monolito, decorada con cúpulas. SBMA - ARIA SA )

Necrópolis de la Edad de Piedra

El último descubrimiento se realizó a unos 400 metros o un cuarto de milla de la importante necrópolis de Petit Chasseur en Sion. Este es un sitio de la Edad de Piedra y la Edad del Bronce que estuvo en uso, intermitentemente, durante más de 3.000 años. Fue utilizado por varias culturas y ha producido una variedad de hallazgos.
Estos incluyeron seis dólmenes, que son tumbas hechas con una gran piedra plana colocada sobre piedras verticales. También hay unas nueve tumbas de cista, otros entierros y también aproximadamente 30 estelas con grabados antropomórficos, muchos de guerreros armados.

Vista del dolmen MVI y reconstitución de alineaciones de la estela antropomórfica erigida en el sitio epónimo del Petit-Chasseur. (© Museos cantonales de Valais )

Este sitio fue excavado desde la década de 1960 hasta la de 1990. Se desconoce la relación entre las seis piedras erguidas y la necrópolis de Petit Chasseur. La losa más grande con una figura antropomórfica, es similar a otras encontradas en el sitio descubierto por primera vez a principios de la década de 1960.

Dada la proximidad de las seis piedras erguidas a la necrópolis de Petit Chasseur, parece probable que las piedras fueran parte del mismo paisaje cultural y ritual que la necrópolis. Este paisaje fue aparentemente muy importante para las sociedades locales de la Edad de Piedra e incluso posteriores de la Edad del Bronce.

¿Se rompieron las piedras erguidas en los rituales sociales?

Una de las similitudes más importantes entre los nuevos hallazgos y la necrópolis más antigua fue que las piedras verticales se habían roto deliberadamente en ambos sitios. Según el comunicado de prensa del Canton Du Valais, las piedras recién encontradas "se rompieron deliberadamente y se depositaron en el suelo". Hay varias teorías sobre por qué sucedió esto.

Se supone que algunas de las piedras rotas encontradas recientemente se utilizaron como materiales de construcción para la necrópolis cercana. Swissinfo.ch informa que las losas rotas pueden haber sido "utilizadas para construir dólmenes encontrados anteriormente en la misma zona". También pueden haberse roto como resultado de tensiones sociales o por invasores que ocuparon el área.

Es posible que algunas de las piedras rotas se hayan utilizado como materiales de construcción para la necrópolis de Petit-Chasseur. SBMA - ARIA SA )

¿Representan los Standing Stones una nueva élite guerrera?

Sin embargo, las piedras desenterradas recientemente, que probablemente representaban a líderes, pueden haberse roto como parte de un ritual social, para expresar su poder. El cacique o líder representado por una piedra, rompió la estela y los fragmentos se utilizaron para construir otro monumento como parte de una representación simbólica de su autoridad y control.

Las piedras fueron erigidas y grabadas en un período de tiempo en el que las sociedades neolíticas se alejaban de las organizaciones sociales igualitarias del pasado. Las élites guerreras y los caciques comenzaban a dominar las sociedades y los menhires, y su destrucción ritual, probablemente muestra a estos líderes creciendo en control y poder.

El descubrimiento casual de las seis piedras erguidas está ayudando a los investigadores a comprender mejor la importante necrópolis de Petit Chasseur. Nos permiten tener una mejor visión de los rituales y la sociedad del período Neolítico. La estela también demuestra la transición a una organización política dominada por una élite guerrera en esta época.


Sardo neolítico

A estela (/ ˈ s t iː l i /, STEE-sotavento) [Nota 1] es una losa de piedra o madera, generalmente más alta que ancha, erigida en el mundo antiguo como monumento. Las estelas funerarias se usaban a menudo con fines funerarios o conmemorativos. Las estelas como losas de piedra también se usarían como avisos del gobierno griego y romano antiguo o como marcadores de límites para marcar fronteras o límites de propiedad.

La superficie de la estela suele tener texto, ornamentación o ambos. La ornamentación puede estar inscrita, tallada en relieve o pintada.

Las lápidas tradicionales occidentales pueden considerarse técnicamente el equivalente moderno de las estelas antiguas, aunque el término rara vez se aplica de esta manera. Del mismo modo, las formas similares a estelas en culturas no occidentales pueden ser denominadas con otros términos, y las palabras & laquo stele & raquo y & laquo stelae & raquo se aplican de manera más consistente en contextos arqueológicos a objetos de Europa, el antiguo Cercano Oriente y Egipto, [1] China y, a veces, la América precolombina.

Giacobbe Giusti, Monumentos de piedra

La estela funeraria de Thrasea y Euandria, c. 365 a. C.

Las estelas también se han utilizado para publicar leyes y decretos, para registrar las hazañas y honores de un gobernante y rsquos, para marcar territorios sagrados o propiedades hipotecadas, como marcadores territoriales, como las estelas fronterizas de Akhenaton en Amarna, [2] o para conmemorar victorias militares. [3] Fueron ampliamente utilizados en el Antiguo Cercano Oriente, Mesopotamia, Grecia, Egipto, Somalia, Eritrea, Etiopía y, muy probablemente de forma independiente, en China y en otras partes del Lejano Oriente y, de forma independiente, por civilizaciones mesoamericanas, en particular la Olmeca [4] y Maya. [5]

Giacobbe Giusti, Monumentos de piedra

Estela de Iddi-Sin, rey de Simurrum. Se remonta al período babilónico antiguo. De la aldea de Qarachatan, gobernación de Sulaymaniyah, Kurdistán iraquí. El Museo de Sulaymaniyah, Irak

La gran cantidad de estelas, incluidas inscripciones, que sobreviven del antiguo Egipto y en América Central constituyen una de las fuentes de información más grandes y significativas sobre esas civilizaciones, en particular las estelas mayas. El ejemplo más famoso de una estela inscrita que conduce a una mayor comprensión es la Piedra Rosetta, que condujo al gran avance que permitió la lectura de jeroglíficos egipcios. Una estela informativa de Tiglath-Pileser III se conserva en el Museo Británico. Dos estelas construidas en las paredes de una iglesia son documentos importantes relacionados con la lengua etrusca.

Las piedras erguidas (menhires), construidas sin inscripciones desde Libia en el norte de África hasta Escocia, eran monumentos de culturas megalíticas prealfabetizadas en la Edad de Piedra tardía. Las piedras pictas de Escocia, a menudo intrincadamente talladas, datan de entre los siglos VI y IX.

Un obelisco es un tipo de estela especializada. Las altas cruces insulares de Irlanda y Gran Bretaña son especializado en estelas. Los tótems de América del Norte y del Sur que están hechos de piedra también pueden considerarse un tipo especializado de estela. Las lápidas, generalmente con el nombre inscrito y, a menudo, con el epitafio inscrito, se encuentran entre los tipos de estelas más comunes que se ven en la cultura occidental.

Más recientemente, en el Monumento a los judíos asesinados de Europa en Berlín, el arquitecto Peter Eisenman creó un campo de unas 2.700 estelas en blanco. [6] El memorial está destinado a ser leído no solo como el campo, sino también como un borrado de datos que se refieren a la memoria del Holocausto.

Egipto

Giacobbe Giusti, Monumentos de piedra

Jeroglíficos egipcios en una estela funeraria egipcia en el Museo de Manchester

Se han utilizado muchas estelas desde la Primera Dinastía de Egipto. Estas losas verticales de piedra representan lápidas, usos religiosos y límites. [7]

Urartu

Las estelas urartianas eran obeliscos de piedra independientes que servían para una variedad de propósitos, a veces estaban ubicadas dentro de complejos de templos o dentro de nichos monumentales excavados en la roca (como el nicho de la Roca de Van, descubierto por Marrand Orbeli en 1916 [8]). o erigido junto a tumbas. Otros se encontraban en posiciones aisladas y, como la estela de Kelashin, tenían una función conmemorativa o servían como marcadores de límites. Aunque a veces eran sencillas, la mayoría llevaba una inscripción cuneiforme que detallaba la función de la estela y los rsquos o las razones de su erección. El acero de Van & rsquos & laquo western niche & raquo contenía anales del reinado de Sarduri II, con eventos detallados anualmente y con cada año separados por la frase & laquo For the God Haldi I logré these heces & raquo. [9] Las estelas de Urartian a veces se encuentran reutilizadas como lápidas armenias cristianas o como spolia en iglesias armenias & # 8211 Maranci sugiere que esta reutilización fue un deseo deliberado de capitalizar la potencia del pasado. [10] Algunos eruditos han sugerido que las estelas urartianas pueden haber influido en el desarrollo del khachkar armenio. [11]

Grecia

Los marcadores funerarios griegos, especialmente en Ática, tenían una historia larga y evolutiva en Atenas. Desde funerales procesionales públicos y extravagantes hasta diferentes tipos de cerámica utilizados para almacenar cenizas después de la cremación, la visibilidad siempre ha sido una gran parte de los marcadores funerarios griegos antiguos en Atenas. Con respecto a estelai (plural griego de estela), en el período del estilo arcaico en la antigua Atenas (600 a. C.), la estela a menudo mostraba ciertos arquetipos de figuras, como el atleta masculino. [12] En general, sus figuras eran singulares, aunque hay casos de dos o más figuras de este período de tiempo. [13] Pasando a los siglos VI y V a. C., las estelas griegas declinaron y luego volvieron a ganar popularidad en Atenas y evolucionaron para mostrar escenas con múltiples figuras, a menudo de una unidad familiar o una escena doméstica. Un ejemplo tan notable es la estela de Hegeso. Por lo general, las estelas de tumbas están hechas de mármol y talladas en relieve, y como la mayoría de las esculturas griegas antiguas, estaban pintadas de manera vibrante. [14] Para ver más ejemplos de estelas, el Museo Getty y el Catálogo de escultura funeraria griega publicado por rsquos son un recurso valioso [15]

Porcelana

Giacobbe Giusti, Monumentos de piedra

Frotamientos con tinta china de las estelas de 1489 (izquierda) y 1512 (derecha) dejadas por los judíos de Kaifeng.

Estelas (chino: bēi 碑) han sido el medio principal de inscripción en piedra en China desde la dinastía Tang. [16] Las estelas chinas son generalmente tablillas de piedra rectangulares sobre las que están grabados en calcografía caracteres chinos con un texto funerario, conmemorativo o edificante. Pueden conmemorar a escritores y funcionarios talentosos, inscribir poemas, retratos o mapas, y con frecuencia contienen la caligrafía de personajes históricos famosos. [17] Además de su valor conmemorativo, muchas estelas chinas se consideran ejemplares de la escritura caligráfica tradicional china, especialmente la escritura clerical. [18]

Las estelas chinas de antes de la dinastía Tang son raras: hay un puñado de antes de la dinastía Qin, aproximadamente una docena de Han Occidental, 160 de Han Oriental y varios cientos de Wei, Jin, Norte y Sur y Suidynasties. [19] Durante la dinastía Han, las inscripciones de las tumbas (墓誌, mùzhì) que contenían información biográfica sobre personas fallecidas comenzaron a escribirse en tablas de piedra en lugar de en tablas de madera. [19]

Erigir estelas en tumbas o templos finalmente se convirtió en un fenómeno social y religioso generalizado. Los emperadores consideraron necesario promulgar leyes que regularan el uso de las estelas funerarias por parte de la población. Las leyes de la dinastía Ming, instituidas en el siglo XIV por su fundador, el emperador Hongwu, enumeraban una serie de tipos de estelas disponibles como símbolos de estatus para varios rangos de la nobleza y el oficialismo: los nobles y mandarines superiores eran elegibles para las estelas instaladas en la parte superior de un tortuga de piedra y coronado con dragones sin cuernos, mientras que los funcionarios de nivel inferior tenían que contentarse con estelas con cimas redondeadas lisas, de pie sobre sencillos pedestales rectangulares. [20]

Las estelas se encuentran en casi todas las montañas y sitios históricos importantes de China. El Primer Emperador realizó cinco recorridos por sus dominios en el siglo III a. C. e hizo que Li Si hiciera siete inscripciones en piedra que conmemoraban y alababan su trabajo, de las cuales sobreviven fragmentos de dos. [21] Una de las estelas de montaña más famosas es la estela de 13 m (43 pies) de altura en el monte Tai con la caligrafía personal del emperador Xuanzong de Tang que conmemora sus sacrificios imperiales allí en 725. [21]

Varios de estos monumentos de piedra han conservado el origen y la historia de las comunidades religiosas minoritarias de China y los rsquos. Los cristianos de Xi & rsquoan del siglo VIII dejaron atrás la estela nestoriana, que sobrevivió a los eventos adversos de la historia posterior al ser enterrada bajo tierra durante varios siglos. Las estelas creadas por los judíos de Kaifeng en 1489, 1512 y 1663, han sobrevivido a las repetidas inundaciones del río Amarillo que destruyeron su sinagoga varias veces, para contarnos algo sobre su mundo. Los musulmanes de China y los rsquos también tienen varias estelas de considerable antigüedad, que a menudo contienen tanto texto en chino como en árabe.

Miles de estelas, excedentes de los requisitos originales, y que ya no están asociadas con la persona para la que fueron erigidas, se han ensamblado en el Museo del Bosque de Estelas de Xi & rsquoan & rsquos, que es una atracción turística popular. En otros lugares, también se pueden encontrar muchas estelas no deseadas en lugares seleccionados de Beijing, como Dong Yue Miao, el Templo de las Cinco Pagoda y el Campanario, nuevamente ensamblados para atraer turistas y también como un medio para resolver el problema que enfrentan las autoridades locales de Qué hacer con ellos. Las inscripciones largas, prolijas y detalladas de estas estelas son casi imposibles de leer, ya que la mayoría están ligeramente grabadas en mármol blanco con caracteres de solo una pulgada aproximadamente, por lo que son difíciles de ver ya que las losas suelen tener 3 metros de altura o más.

Hay más de 100.000 inscripciones en piedra supervivientes en China. Sin embargo, solo aproximadamente 30.000 se han transcrito o se han hecho calcos, y menos de esos 30.000 se han estudiado formalmente. [19]


Contenido

Una distinción básica es entre la escultura en la escultura redonda e independiente, como estatuas, no unidas (excepto posiblemente en la base) a ninguna otra superficie, y los diversos tipos de relieve, que están al menos parcialmente adheridos a una superficie de fondo. . El relieve se clasifica a menudo por el grado de proyección de la pared en bajo o bajorrelieve, alto relieve y, a veces, un medio relieve intermedio. El relieve hundido es una técnica restringida al antiguo Egipto. El relieve es el medio escultórico habitual para grandes grupos de figuras y sujetos narrativos, que son difíciles de realizar en redondo, y es la técnica típica utilizada tanto para la escultura arquitectónica, que se adjunta a los edificios, como para la escultura a pequeña escala que decora otros objetos. como en gran parte de la alfarería, la orfebrería y la joyería. La escultura en relieve también puede decorar estelas, losas verticales, generalmente de piedra, que a menudo también contienen inscripciones.

Otra distinción básica es entre las técnicas de talla sustractiva, que eliminan material de un bloque o trozo existente, por ejemplo, de piedra o madera, y las técnicas de modelado que dan forma o construyen la obra a partir del material. Técnicas como fundición, estampación y moldeo utilizan una matriz intermedia que contiene el diseño para producir la obra, muchas de ellas permiten la producción de varias copias.

El término "escultura" se utiliza a menudo principalmente para describir obras grandes, que a veces se denominan escultura monumental, es decir, una o ambas esculturas que son grandes o que están adosadas a un edificio. Pero el término cubre adecuadamente muchos tipos de pequeñas obras en tres dimensiones utilizando las mismas técnicas, incluidas monedas y medallas, tallas de piedra dura, un término para pequeñas tallas en piedra que pueden requerir un trabajo detallado.

La estatua muy grande o "colosal" ha tenido un atractivo duradero desde la antigüedad, la más grande registrada con 182 m (597 pies) es la Estatua de la Unidad de la India de 2018. Otra gran forma de escultura de retrato es la estatua ecuestre de un jinete a caballo, que se ha vuelto rara en las últimas décadas. Las formas más pequeñas de escultura de retrato de tamaño natural son la "cabeza", que muestra precisamente eso, o el busto, una representación de una persona desde el pecho hacia arriba. Las pequeñas formas de escultura incluyen la figurilla, normalmente una estatua que no mide más de 18 pulgadas (46 cm) de altura, y para los relieves la placa, medalla o moneda.

El arte moderno y contemporáneo ha agregado una serie de formas no tradicionales de escultura, incluida la escultura sonora, la escultura de luz, el arte ambiental, la escultura ambiental, la escultura de arte callejero, la escultura cinética (que involucra aspectos del movimiento físico), el arte de la tierra y el sitio específico. Arte. La escultura es una forma importante de arte público. Una colección de esculturas en un jardín se puede llamar jardín de esculturas.

Uno de los propósitos más comunes de la escultura es en alguna forma de asociación con la religión. Las imágenes de culto son comunes en muchas culturas, aunque a menudo no son las colosales estatuas de deidades que caracterizaron el arte griego antiguo, como la Estatua de Zeus en Olimpia. Las imágenes de culto reales en los santuarios más recónditos de los templos egipcios, de los cuales ninguno ha sobrevivido, eran evidentemente bastante pequeñas, incluso en los templos más grandes. Lo mismo ocurre a menudo en el hinduismo, donde la forma más simple y antigua del lingam es la más común.El budismo trajo la escultura de figuras religiosas al este de Asia, donde parece no haber habido una tradición equivalente anterior, aunque también formas simples como la bi y cong probablemente tuvo un significado religioso.

Las pequeñas esculturas como posesiones personales se remontan al arte prehistórico más antiguo, y el uso de esculturas muy grandes como arte público, especialmente para impresionar al espectador con el poder de un gobernante, se remonta al menos a la Gran Esfinge de hace unos 4.500 años. En arqueología e historia del arte, la aparición, y a veces la desaparición, de esculturas grandes o monumentales en una cultura se considera de gran importancia, aunque rastrear el surgimiento a menudo se complica por la presunta existencia de esculturas en madera y otros materiales perecederos de los que no se tiene constancia. permanece [3]

El tótem es un ejemplo de una tradición de escultura monumental en madera que no dejaría rastros de arqueología. La capacidad de reunir los recursos para crear una escultura monumental, transportando materiales generalmente muy pesados ​​y haciendo arreglos para el pago de los que generalmente se consideran escultores a tiempo completo, se considera una marca de una cultura relativamente avanzada en términos de organización social. Los descubrimientos inesperados recientes de figuras de la Edad del Bronce China antiguas en Sanxingdui, algunas de más del doble del tamaño humano, han perturbado muchas ideas sobre la civilización china temprana, ya que anteriormente solo se conocían bronces mucho más pequeños. [4]

Algunas culturas indudablemente avanzadas, como la civilización del valle del Indo, parecen no haber tenido ninguna escultura monumental, aunque produjeron estatuillas y sellos muy sofisticados. La cultura del Misisipio parece haber ido progresando hacia su uso, con pequeñas figuras de piedra, cuando colapsó. Otras culturas, como el antiguo Egipto y la cultura de la Isla de Pascua, parecen haber dedicado enormes recursos a la escultura monumental a muy gran escala desde una etapa muy temprana.

La colección de esculturas, incluida la de períodos anteriores, se remonta a unos 2.000 años en Grecia, China y Mesoamérica, y muchas colecciones estaban disponibles en exhibición semipública mucho antes de que se inventara el museo moderno. A partir del siglo XX, la gama relativamente restringida de temas que se encuentran en la gran escultura se expandió enormemente, con temas abstractos y el uso o representación de cualquier tipo de tema ahora común. Hoy en día, gran parte de la escultura se hace para su exhibición intermitente en galerías y museos, y la capacidad de transportar y almacenar las obras cada vez más grandes es un factor en su construcción. Las pequeñas figurillas decorativas, la mayoría de las veces en cerámica, son tan populares hoy (aunque extrañamente descuidadas por el arte moderno y contemporáneo) como lo fueron en el rococó o en la antigua Grecia cuando las figurillas de Tanagra eran una industria importante, o en Asia oriental y precolombina. Arte. Los pequeños accesorios esculpidos para muebles y otros objetos se remontan a la antigüedad, como en los marfiles de Nimrud, los marfiles de Begram y los hallazgos de la tumba de Tutankamón.

La escultura de retratos comenzó en Egipto, donde la paleta Narmer muestra a un gobernante del siglo 32 a. C., y Mesopotamia, donde tenemos 27 estatuas sobrevivientes de Gudea, que gobernó Lagash c. 2144-2124 a. C. En la antigua Grecia y Roma, la erección de una estatua de retrato en un lugar público era casi la marca de honor más alta y la ambición de la élite, que también podría estar representada en una moneda. [5] En otras culturas, como Egipto y el Cercano Oriente, las estatuas públicas eran casi exclusivamente propiedad del gobernante, y otras personas ricas solo se representaban en sus tumbas. Los gobernantes son típicamente las únicas personas a las que se les dan retratos en las culturas precolombinas, comenzando con las colosales cabezas olmecas de hace unos 3.000 años. La escultura de retratos de Asia oriental era completamente religiosa, y el clero destacado se conmemoraba con estatuas, especialmente los fundadores de monasterios, pero no gobernantes ni antepasados. La tradición mediterránea revivió, inicialmente solo para las efigies y monedas de las tumbas, en la Edad Media, pero se expandió mucho en el Renacimiento, que inventó nuevas formas como la medalla de retrato personal.

Los animales son, con la figura humana, el tema más temprano para la escultura, y siempre han sido populares, a veces realistas, pero a menudo monstruos imaginarios en China, los animales y los monstruos son casi los únicos temas tradicionales para la escultura en piedra fuera de las tumbas y los templos. El reino de las plantas es importante solo en joyería y relieves decorativos, pero estos forman casi todas las grandes esculturas del arte bizantino y el arte islámico, y son muy importantes en la mayoría de las tradiciones euroasiáticas, donde motivos como la palmeta y el rollo de vid han pasado al este y al al oeste durante más de dos milenios.

Una forma de escultura que se encuentra en muchas culturas prehistóricas de todo el mundo son las versiones especialmente ampliadas de herramientas, armas o vasijas ordinarias creadas con materiales preciosos poco prácticos, ya sea para alguna forma de uso ceremonial o exhibición o como ofrendas. El jade u otros tipos de piedra verde se usaron en China, el México olmeca y la Europa neolítica, y en la Mesopotamia temprana se produjeron grandes formas de cerámica en piedra. El bronce se utilizó en Europa y China para grandes hachas y hojas, como el Oxborough Dirk.

Los materiales utilizados en la escultura son diversos, cambiando a lo largo de la historia. Los materiales clásicos, con una durabilidad sobresaliente, son el metal, especialmente el bronce, la piedra y la cerámica, siendo la madera, el hueso y las opciones menos duraderas pero más económicas. Los materiales preciosos como el oro, la plata, el jade y el marfil se utilizan a menudo para pequeñas obras de lujo y, a veces, en otras más grandes, como en las estatuas criselefantinas. Se utilizaron materiales más comunes y menos costosos para la escultura para un consumo más amplio, incluidas maderas duras (como roble, boj / boj y tilo / tilo), terracota y otras cerámicas, cera (un material muy común para modelos para fundición y recepción de impresiones de sellos cilíndricos y gemas grabadas), y metales fundidos como peltre y zinc (espeledor). Pero una gran cantidad de otros materiales se han utilizado como parte de las esculturas, tanto en obras etnográficas y antiguas como en obras modernas.

Las esculturas a menudo se pintan, pero comúnmente pierden su pintura por el tiempo o los restauradores. Se han utilizado muchas técnicas de pintura diferentes para hacer esculturas, que incluyen témpera, pintura al óleo, dorado, pintura para casas, aerosol, esmalte y pulido con chorro de arena. [2] [6]

Muchos escultores buscan nuevas formas y materiales para hacer arte. Una de las esculturas más famosas de Pablo Picasso incluía piezas de bicicleta. Alexander Calder y otros modernistas hicieron un uso espectacular del acero pintado. Desde la década de 1960, también se han utilizado acrílicos y otros plásticos. Andy Goldsworthy hace sus inusualmente efímeras esculturas a partir de materiales casi en su totalidad naturales en entornos naturales. Algunas esculturas, como las de hielo, de arena y de gas, son deliberadamente efímeras. Los escultores recientes han utilizado vidrieras, herramientas, piezas de máquinas, hardware y envases de consumo para dar forma a sus obras. Los escultores a veces usan objetos encontrados, y las rocas de los eruditos chinos se han apreciado durante muchos siglos.

Piedra Editar

La escultura en piedra es una actividad antigua en la que se forman piezas de piedra natural en bruto mediante la eliminación controlada de piedra. Debido a la permanencia del material, se puede encontrar evidencia de que incluso las sociedades más antiguas se permitieron alguna forma de trabajo en piedra, aunque no todas las áreas del mundo tienen tanta buena piedra para tallar como Egipto, Grecia, India y la mayor parte de Europa. . Los petroglifos (también llamados grabados rupestres) son quizás la forma más antigua: imágenes creadas quitando parte de la superficie de una roca que queda en el lugar, incidiendo, picoteando, tallando y raspando. La escultura monumental abarca grandes obras, y la escultura arquitectónica, que se adjunta a los edificios. El tallado en piedra dura es el tallado con fines artísticos de piedras semipreciosas como jade, ágata, ónix, cristal de roca, sarda o cornalina, y un término general para un objeto hecho de esta manera. El alabastro o yeso mineral es un mineral blando que es fácil de tallar para trabajos más pequeños y aún relativamente duradero. Las gemas grabadas son pequeñas gemas talladas, incluidos los camafeos, que se utilizaron originalmente como anillos de sello.

La copia de una estatua original en piedra, que era muy importante para las estatuas griegas antiguas, que casi todas se conocen por copias, se lograba tradicionalmente "señalando", junto con métodos más a mano alzada. Señalar implicó establecer una cuadrícula de cuadrados de cuerda en un marco de madera que rodea el original, y luego medir la posición en la cuadrícula y la distancia entre la cuadrícula y la estatua de una serie de puntos individuales, y luego usar esta información para tallar en el bloque de que se realiza la copia. [8]

Edición de metal

El bronce y las aleaciones de cobre relacionadas son los metales más antiguos y aún más populares para las esculturas de metal fundido. Una escultura de bronce fundido a menudo se llama simplemente "bronce". Las aleaciones de bronce comunes tienen la propiedad inusual y deseable de expandirse ligeramente justo antes de fraguar, llenando así los detalles más finos de un molde. Su resistencia y falta de fragilidad (ductilidad) es una ventaja cuando se van a crear figuras en acción, especialmente cuando se compara con varios materiales cerámicos o de piedra (ver escultura de mármol para varios ejemplos). El oro es el metal más blando y precioso, y muy importante en joyería, ya que la plata es lo suficientemente blando como para trabajar con martillos y otras herramientas, así como la fundición repujada y la persecución se encuentran entre las técnicas utilizadas en orfebrería y orfebrería.

La fundición es un grupo de procesos de fabricación mediante los cuales un material líquido (bronce, cobre, vidrio, aluminio, hierro) se vierte (generalmente) en un molde, que contiene una cavidad hueca de la forma deseada, y luego se deja solidificar. La fundición sólida se expulsa o rompe para completar el proceso, [9] aunque puede seguir una etapa final de "trabajo en frío" en la fundición final. La fundición se puede utilizar para formar metales líquidos calientes o varios materiales que frio después de mezclar componentes (como epoxis, hormigón, yeso y arcilla). La fundición se usa con mayor frecuencia para hacer formas complejas que de otro modo serían difíciles o antieconómicas de hacer con otros métodos. El molde más antiguo que se conserva es una rana mesopotámica de cobre del 3200 a. C. [10] Las técnicas específicas incluyen la fundición a la cera perdida, la fundición con moldes de yeso y la fundición en arena.

La soldadura es un proceso en el que diferentes piezas de metal se fusionan para crear diferentes formas y diseños. Hay muchas formas diferentes de soldadura, como la soldadura con oxicombustible, la soldadura con electrodo revestido, la soldadura MIG y la soldadura TIG. El oxicombustible es probablemente el método de soldadura más común cuando se trata de crear esculturas de acero porque es el más fácil de usar para dar forma al acero, así como para hacer uniones limpias y menos perceptibles del acero. La clave para la soldadura con oxicombustible es calentar cada pieza de metal para unirla uniformemente hasta que todas estén rojas y tengan brillo. Una vez que ese brillo está en cada pieza, ese brillo pronto se convertirá en un 'charco' donde el metal se licúa y el soldador debe conseguir que los charcos se unan, fusionando el metal. Una vez enfriado, el lugar donde se unieron las piscinas ahora es una pieza continua de metal. También se utiliza mucho en la creación de esculturas de Oxy-fuel en la forja. La forja es el proceso de calentar el metal hasta cierto punto para ablandarlo lo suficiente como para darle diferentes formas. Un ejemplo muy común es calentar el extremo de una varilla de acero y golpear la punta caliente con un martillo mientras está sobre un yunque para formar una punta. Entre golpes de martillo, el falsificador hace girar la varilla y forma gradualmente una punta afilada a partir del extremo romo de una varilla de acero.

Editar vidrio

El vidrio se puede utilizar para la escultura a través de una amplia gama de técnicas de trabajo, aunque su uso para obras grandes es un desarrollo reciente. Se puede tallar, con una dificultad considerable, la Copa de Licurgo Romana es prácticamente única. [11] La fundición en caliente se puede hacer colocando vidrio fundido en moldes que se han creado presionando formas en arena, grafito tallado o moldes detallados de yeso / sílice. El vidrio para colar en horno implica calentar trozos de vidrio en un horno hasta que se vuelvan líquidos y fluyan a un molde de espera debajo de él en el horno. El vidrio también se puede soplar y / o esculpir en caliente con herramientas manuales, ya sea como una masa sólida o como parte de un objeto soplado. Las técnicas más recientes implican cincelar y unir placas de vidrio con silicatos poliméricos y luz ultravioleta. [12]

Cerámica Editar

La cerámica es uno de los materiales más antiguos para la escultura, y la arcilla es el medio en el que muchas esculturas fundidas en metal se modelan originalmente para su fundición. Los escultores suelen construir pequeñas obras preliminares llamadas maquetas de materiales efímeros como yeso de París, cera, arcilla sin cocer o plastilina. [13] Muchas culturas han producido cerámica que combina una función como recipiente con una forma escultórica, y las figurillas pequeñas a menudo han sido tan populares como lo son en la cultura occidental moderna. La mayoría de las civilizaciones antiguas utilizaron sellos y moldes, desde la antigua Roma y Mesopotamia hasta China. [14]

Tallado en madera Editar

El tallado en madera se ha practicado ampliamente, pero sobrevive mucho menos que los otros materiales principales, siendo vulnerable a la descomposición, los daños por insectos y el fuego. Por tanto, constituye un importante elemento oculto en la historia del arte de muchas culturas. [3] La escultura de madera al aire libre no dura mucho en la mayor parte del mundo, por lo que tenemos poca idea de cómo se desarrolló la tradición del tótem. Muchas de las esculturas más importantes de China y Japón en particular son de madera, y la gran mayoría de la escultura africana y la de Oceanía y otras regiones.

La madera es liviana, por lo que es adecuada para máscaras y otras esculturas destinadas a ser transportadas, y puede tomar detalles muy finos. También es mucho más fácil de trabajar que la piedra. Muy a menudo se ha pintado después de tallar, pero la pintura se desgasta menos que la madera y, a menudo, falta en las piezas supervivientes. La madera pintada a menudo se describe técnicamente como "madera y policromía". Por lo general, se aplica una capa de yeso o yeso a la madera y luego se aplica la pintura.

En todo el mundo, los escultores suelen ser comerciantes cuyo trabajo no está firmado en algunas tradiciones, por ejemplo, China, donde la escultura no compartía el prestigio de la pintura literaria, lo que ha afectado el estatus de la escultura en sí. [15] Incluso en la antigua Grecia, donde escultores como Fidias se hicieron famosos, parecen haber conservado el mismo estatus social que otros artesanos, y quizás no recompensas económicas mucho mayores, aunque algunos firmaron sus obras. [16] En la Edad Media, artistas como Gislebertus del siglo XII a veces firmaban su trabajo, y eran buscados por diferentes ciudades, especialmente desde el Trecento en adelante en Italia, con figuras como Arnolfo di Cambio, Nicola Pisano y su hijo. Giovanni. Los orfebres y joyeros, que comerciaban con materiales preciosos y a menudo se desempeñaban como banqueros, pertenecían a gremios poderosos y tenían un estatus considerable, a menudo ocupando cargos cívicos. Muchos escultores también practicaron en otras artes Andrea del Verrocchio también pintó, y Giovanni Pisano, Michelangelo y Jacopo Sansovino fueron arquitectos. Algunos escultores mantuvieron grandes talleres. Incluso en el Renacimiento, Leonardo da Vinci y otros percibieron la naturaleza física de la obra como una degradación del estatus de la escultura en las artes, aunque la reputación de Miguel Ángel quizás acabó con esta idea tan arraigada.

Desde el Alto Renacimiento, artistas como Miguel Ángel, Leone Leoni y Giambologna pudieron enriquecerse, ennoblecerse y entrar en el círculo de los príncipes, después de un período de fuertes discusiones sobre el estado relativo de la escultura y la pintura. [17] Gran parte de la escultura decorativa en edificios siguió siendo un oficio, pero los escultores que producían piezas individuales eran reconocidos al mismo nivel que los pintores. A partir del siglo XVIII o antes, la escultura también atrajo a estudiantes de clase media, aunque fue más lenta que la pintura. Las mujeres escultoras tardaron más en aparecer que las mujeres pintoras, y fueron menos prominentes hasta el siglo XX.

El aniconismo permaneció restringido al judaísmo, que no aceptó la escultura figurativa hasta el siglo XIX, [18] antes de expandirse al cristianismo primitivo, que inicialmente aceptó grandes esculturas. En el cristianismo y el budismo, la escultura se volvió muy significativa. La ortodoxia cristiana oriental nunca ha aceptado la escultura monumental, y el Islam ha rechazado sistemáticamente casi toda la escultura figurativa, a excepción de las figuras muy pequeñas en relieves y algunas figuras de animales que cumplen una función útil, como los famosos leones que sostienen una fuente en la Alhambra. Muchas formas de protestantismo tampoco aprueban la escultura religiosa. Ha habido mucha iconoclasia de la escultura por motivos religiosos, desde los primeros cristianos, la tormenta de Belén de la Reforma Protestante hasta la destrucción de los Budas de Bamyan en 2001 por los talibanes.

Períodos prehistóricos Editar

Europa Editar

Los primeros ejemplos indiscutibles de escultura pertenecen a la cultura auriñaciense, que estaba ubicada en Europa y el suroeste de Asia y activa al comienzo del Paleolítico superior. Además de producir algunas de las primeras artes rupestres conocidas, la gente de esta cultura desarrolló herramientas de piedra finamente elaboradas, fabricando colgantes, brazaletes, cuentas de marfil y flautas de hueso, así como figurillas tridimensionales. [19] [20]

El Löwenmensch de 30 cm de altura que se encuentra en el área de Hohlenstein Stadel en Alemania es una figura antropomórfica de hombre león tallada en marfil de mamut lanudo. Se ha fechado entre el 35 y el 40.000 a. C., lo que lo convierte, junto con la Venus de Hohle Fels, en el ejemplo indiscutible más antiguo conocido de arte figurativo. [21]

Gran parte del arte prehistórico sobreviviente son pequeñas esculturas portátiles, con un pequeño grupo de figuras femeninas de Venus, como la Venus de Willendorf (24-26 000 a. C.) encontradas en Europa central. [22] El reno nadador de hace unos 13.000 años es una de las más finas tallas magdalenienses en hueso o asta de animales en el arte del Paleolítico superior, aunque son superadas en número por piezas grabadas, que a veces se clasifican como esculturas. . [23] Dos de las esculturas prehistóricas más grandes se pueden encontrar en las cuevas de Tuc d'Audobert en Francia, donde hace unos 12 a 17.000 años un escultor magistral utilizó una herramienta de piedra con forma de espátula y dedos para modelar un par de grandes bisontes en arcilla. contra una roca caliza. [24]

Con el comienzo del Mesolítico en Europa, la escultura figurativa se redujo considerablemente, [25] y siguió siendo un elemento menos común en el arte que la decoración en relieve de objetos prácticos hasta el período romano, a pesar de algunas obras como el caldero de Gundestrup de la Edad del Hierro europea y el Carro solar Trundholm de la Edad de Bronce. [26]

Antiguo Cercano Oriente Editar

Desde el antiguo Cercano Oriente, el Urfa Man de piedra del tamaño de la vida actual de la Turquía moderna proviene de aproximadamente 9,000 a. C., y las estatuas de 'Ain Ghazal de alrededor de 7200 y 6500 a. C. Estos son del Jordán moderno, hechos de yeso de cal y cañas, y alrededor de la mitad del tamaño natural hay 15 estatuas, algunas con dos cabezas una al lado de la otra, y 15 bustos.Pequeñas figuras de arcilla de personas y animales se encuentran en muchos sitios en el Cercano Oriente desde el Neolítico Pre-Cerámico, y representan el comienzo de una tradición más o menos continua en la región.

Löwenmensch, de Hohlenstein-Stadel, ahora en Ulmer Museum, Ulm, Alemania, la estatuilla antropomórfica animal-humana más antigua conocida, era auriñaciense, c. 35-40 000 BP


¿Cómo se formaron las leyes?

Hammurabi no fue el primer gobernante de Oriente Medio en redactar leyes. Dominique Charpin, profesor de & Eacutecole Pratique des Hautes & Eacutetudes en París, escribe en su libro "Writing, Law and Kingship in Old Babylonian Mesopotamia" (University of Chicago Press, 2010) que los académicos conocen la existencia de tres códigos legales, establecidos por reyes, que precedió a Hammurabi.

El más antiguo fue escrito por Ur-Nammu, un rey de Ur, que reinó entre 2111 y 2094 a. C., unos tres siglos antes que Hammurabi. "Estos códigos más antiguos obviamente inspiraron el de Hammurabi", escribe Charpin.

Además, Hammurabi probablemente se habría basado en sus propias experiencias personales para elaborar sus leyes, basándolas en parte en casos pasados ​​sobre los que se había pronunciado.


Cuenca del Tigris: antes de la inundación

En los últimos 10 años, una oleada de excavaciones arqueológicas antes de la finalización de la presa Ilısu en el río Tigris ha sorprendido a todos con la gran cantidad y diversidad de material descubierto. El equipo de Ziyaret Tepe reevalúa esta región poco comprendida pero que pronto se perderá antes de que sea demasiado tarde.

La cuenca del Éufrates-Tigris en Mesopotamia ha sido reconocida durante mucho tiempo como la "Cuna de la civilización", con una rica evidencia de sociedades emergentes que se convirtieron en reinos complejos y poderosos. Pero, ¿qué pasa con la región de al lado? Esta zona de la región del Alto Tigris en el sudeste de Turquía ha sido en gran parte descuidada y pasada por alto durante mucho tiempo. Cuando se construya la enorme presa de Ilısu, se inundarán 100 km del valle del Tigris, sumergiendo innumerables sitios arqueológicos que datan de milenios. Esta rica veta de asentamiento humano ahora está siendo descubierta apresuradamente por arqueólogos y, tras el estudio de superficie realizado por Guillermo Algaze de la Universidad de California en San Diego y sus colegas, hasta ahora se han investigado 25 sitios.

La cuenca superior del Tigris es un microcosmos del viaje humano en el Cercano Oriente. Ocupada desde los tiempos más remotos, tuvo un lugar central en las revoluciones agrícolas que hicieron posibles las civilizaciones, mientras que al mismo tiempo sirvió como punto de referencia para el comercio de recursos naturales desde Anatolia a Mesopotamia y más allá. Tenía una vista desde la tribuna del desfile de los imperios a medida que avanzaban hasta el día de hoy. A menudo, en el límite (el límite norte del Imperio Asirio, el límite oriental del Imperio Romano), un tema recurrente es el equilibrio entre el centro y la periferia, y la interacción entre estos sistemas imperiales y las culturas indígenas locales. Pero comencemos por el principio.

Hachas a yunques
Se han encontrado pruebas de los asentamientos humanos más antiguos a lo largo de los afluentes estacionales del río Tigris, en particular Şeyhan Çay y Savur Çay. Si bien todavía no se han encontrado sitios comparables a lo largo del propio río Tigris, esto probablemente se deba a que han sido enterrados por procesos aluviales y la deposición de nuevos sedimentos. Hasta ahora, el estudio de superficie ha revelado 22 sitios paleolíticos, con materiales del Paleolítico, especialmente hachas de mano del Paleolítico Medio, que se encuentran en toda el área de salvamento de la presa de Ilısu, principalmente de dispersiones de campo y de sitios al aire libre, ninguno, curiosamente, en cuevas.

Si bien se han excavado restos del período neolítico en el pasado, en Çayönü, Hallan Çemi y Demirköy, Guillermo Algaze señaló que no había sitios pre-alfareros de este período, lo que sugiere que pueden estar ubicados en terrenos más altos. Sin embargo, aquí se encuentran yacimientos del Neolítico Cerámico, siendo el más importante el de Hakemi Use, donde las excavaciones han descubierto restos de un pueblo neolítico y el de Körtik Tepe, donde también se recuperó una necrópolis de más de 400 esqueletos neolíticos anteriores a la alfarería, así como el restos de más de dos docenas de casas redondas y miles de pequeños hallazgos, incluidos cuencos de piedra finamente tallados.

Durante el Calcolítico (Edad del Cobre) comenzaron a surgir pequeños asentamientos agrarios, identificados a través de las tradiciones de cerámica pintada de las culturas Halaf y Ubaid que se encuentran en algunos sitios pequeños de un solo período. Significativamente, estos dos tipos de culturas siempre se encuentran por separado, lo que sugiere una reconfiguración apreciable del asentamiento en esta área. Los sitios del Calcolítico tardío son en su mayoría pequeñas aldeas, aunque se conocen algunos asentamientos más grandes, y los dos a tener en cuenta son Yenice Yani, a 10 km al sur de Bismil, y Kenan Tepe, un asentamiento de varios períodos a 15 km al oeste de donde convergen los ríos Tigris y Batman.

Kenan Tepe tiene una ocupación Ubaid que data de mediados del quinto milenio antes de Cristo y un asentamiento del Calcolítico tardío de la segunda mitad del cuarto milenio antes de Cristo, tiempo durante el cual el pueblo se triplicó en tamaño. La economía, como en otros lugares durante este período en el valle superior del río Tigris, estaba basada en la agricultura, a juzgar por la riqueza de los artefactos y la arquitectura doméstica, incluidos los pozos y fogatas. Más tarde, durante una fase de transición entre el Calcolítico Tardío y la Edad del Bronce Temprano, se construyó una fortificación o muro de contención de 1,5 m de espesor en Kenan Tepe, lo que sugiere que el aumento de la riqueza trajo consigo vecinos hostiles.

A medida que avanzamos hacia la Edad del Bronce Temprano, comenzamos a ver aparecer un nuevo tipo de cerámica: en Ziyaret Tepe, en la región superior del Tigris, el montículo de la ciudadela comprende un depósito de 14 m de espesor, con evidencia de un gran muro de fortificación. Aquí, la tradición alfarera local se caracteriza por cuencos anaranjados de borde oscuro que datan de finales del tercer milenio antes de Cristo, un estilo que se encuentra en todos los sitios de la región. Esto desafía la teoría originalmente promovida por Algaze de que la llanura al norte del río Tigris en la región de Batman-Siirt fue abandonada durante este período. Basó esta suposición en la falta de sitios encontrados durante el estudio de superficie del área, pero ahora se han localizado varios sitios de la Edad del Bronce Antiguo, incluido un cementerio en Aşağı Salat y un gran edificio público en Giricano Tepe.

Ahora, otra suposición se ha invertido, esta vez para el período de la Edad del Bronce Medio. La región parece estar desprovista de los marcadores de cerámica habituales para el período: es decir, cerámica de patrón bruñido y simple de la cuenca del Éufrates, cerámica Khabur pintada e incisa de Siria, y cerámica monocromática hecha con ruedas de Anatolia central. Y así, generalmente se creía que la región estaba desocupada en este momento. Sin embargo, ahora sabemos que se estaban produciendo conjuntos de cerámica producidos localmente: una cerámica de lavado marrón rojizo (RBWW) que data de la primera parte de la Edad del Bronce Medio. Desde su identificación, se ha documentado una ocupación significativa de la Edad del Bronce Medio en toda el área de estudio. Lejos de estar abandonado, la parte superior del río Tigris era un hervidero de actividad y desarrollo indígena, separada de sus vecinos pero sin duda activa.

Ziyaret Tepe ha producido un conjunto bien estratificado que data de los siglos XVII y XVI a. C., que llena un vacío cronológico en la Edad del Bronce Medio después del final de la fase RBBW. En Hirbemerdon Tepe, al este de la confluencia Tigris-Batman, se ha recuperado una arquitectura de piedra sustancial, incluidos talleres y una plaza utilizada con fines religiosos. Los otros principales asentamientos excavados que datan de este período a tener en cuenta son Giricano Tepe, Salat Tepe y Kavuşan Höyük.

Con la Edad del Bronce Final, la región del Alto Tigris entra en la historia propiamente dicha y bien puede haber formado parte de Mittani, un imperio que se extendía por el norte de Mesopotamia. El Imperio Mittani finalmente fue derrocado por las sucesivas campañas de los reyes asirios. Las inscripciones describen cómo Adad-nerari I (1295-1264 a. C.) hizo campaña en la región, mientras que la ocupación formal asiria fue establecida por su hijo y sucesor Salmanasar I (1263-1234 a. C.).

La mejor evidencia arqueológica de esto se ha recuperado en el sitio de Giricano, en el Tigris, a las afueras de Bismil, donde las excavaciones descubrieron un complejo de arquitectura asiria media. Un alijo de tablillas cuneiformes que datan del reinado de Ashur-bel-kala (1073-1056 a. C.) nos dice que el sitio se llamaba entonces Dunnu-sha-Uzibi, que, traducido, significa 'granja fortificada de Uzibu', una clara indicación de presencia colonial. También se han identificado restos del asirio medio al otro lado del río de Giricano en Ziyaret Tepe (ver más abajo), y en el sitio de Üç Tepe, a unos 20 km al oeste, más allá de la zona de inundación.

La presa de Ilisu
El Proyecto de Irrigación del Sureste de Anatolia, conocido por su acrónimo turco GAP, es un plan extraordinariamente ambicioso y controvertido para construir una red de represas en nueve provincias del sudeste de Turquía, aprovechando las aguas del Tigris, el Éufrates y sus aguas. afluentes por su potencial hidroeléctrico y de riego. El proyecto se concibió en la década de 1930 y la planificación se inició en la década de 1970. Hoy, el proyecto prevé la eventual construcción de 22 presas, nueve de las cuales están terminadas. Algunas son colosales: la más grande es la presa Ataturk.

La represa Ilısu, la última de las cuatro mega represas, se puso en servicio en 1954, aunque la planificación no comenzó hasta 1989. Desde entonces, su historia ha sido accidentada: los contratistas originales abandonaron el proyecto debido a complicaciones financieras y presiones ambientales y humanas. grupos de derechos humanos. Finalmente, el gobierno turco asumió la tarea, con una fecha de finalización fijada para 2014. Con una capacidad de 10.400 millones de metros cúbicos y una superficie de 31 km, el embalse inundará al menos 100 km del valle del río Tigris.

El impacto medioambiental es enorme. No solo se verá afectada la vida silvestre local, sino que se perderán ricas tierras agrícolas y comunidades enteras se verán obligadas a trasladarse. Con respecto al patrimonio, aunque la mayor parte de la publicidad se ha dirigido a la inundación de la ciudad baja de Hasankeyf, sede de los principales reinos medievales, el embalse también inundará cientos de sitios más desde el Paleolítico hasta la edad moderna. Sin embargo, gracias al reconocimiento del gobierno turco de que se debe registrar el patrimonio de su país, nuestro conocimiento de la región y la historia de la región ha avanzado enormemente. Sin embargo, será un día triste cuando las aguas se enrollen y estos fascinantes sitios desaparezcan para siempre bajo la superficie.

Tiempos tumultuosos
La Edad del Hierro Temprana, aproximadamente desde el final del siglo XIII a.C. hasta el siglo X a.C., toma su nombre de un nuevo metal, presagiando una nueva etapa de progreso tecnológico, que coincide con un cambio tumultuoso en el orden mundial establecido que envió ondas de choque. a través de la región. Muchos estados importantes y grandes ciudades que habían existido a lo largo de la Edad del Bronce Final ahora fueron destruidos o abandonados, e incluso superpotencias como Asiria y Egipto se contrajeron y se debilitaron.

Desde el siglo XIII a.C., las tribus Uruatri y Nairi en el norte de Siria y el este de Anatolia, incluida la región del Alto Tigris, comenzaron a amenazar las fronteras del norte de Asiria. En el siglo XI a.C., una tribu llamada Mushki estaba migrando a través de las montañas Tauro hacia el sur. Casi al mismo tiempo, las tribus arameas de habla semítica comenzaron a emigrar de sus tierras sirias al sureste de Anatolia y Asiria.

Este es el momento más activo para esta región, ya que casi la mitad de los sitios excavados en el área de la presa de Ilısu arrojan restos de este período. En Ziyaret Tepe, estos niveles consisten en pozos llenos de cenizas, piezas de cerámica "ranurada" hecha a mano (llamada así debido a las ranuras distintivas entre el borde y el hombro de los cuencos) y entierros de cremación. Este tipo de cerámica estaba muy extendida en el área superior del Tigris, particularmente en la parte occidental, y se encuentra en Hakemi Use, Hirbemerdon, Kuriki Höyük, Kenan Tepe y Salat Tepe. Jarras de almacenamiento y piedras de moler dan testimonio de los asentamientos de las aldeas. Incluso después de la conquista neoasiria de la región del Alto Tigris en el siglo X a.C., la influencia de la cultura indígena prosperó, y la evidencia es que algunas personas seminómadas de la Edad del Hierro Temprana sobrevivieron y vivieron bajo el gobierno de los neo-nómadas. Estado asirio como pobladores asentados.

El ascenso de Ziyaret Tepe
Ahora llegó uno de los puntos culminantes de la historia imperial de la zona, el resurgimiento del imperio asirio. La campaña oportunista del rey Tukulti-Ninurta II (891-883 a. C.) fue seguida por una política coordinada por parte de su hijo, Ashurnasirpal II (882-859 a. C.). Las ciudades abandonadas fueron reocupadas y reconstruidas, con el propio Tigris sirviendo ahora como la frontera norte del territorio asirio, y la región formó parte del imperio durante los siguientes 270 años.

El sitio de Ziyaret Tepe se convirtió en algo propio en la parte posterior de este (ver CWA 37). Reestablecida como la capital de una provincia, se convirtió en una ciudad de gran poder y prosperidad. En consecuencia, la investigación de este sitio se consideró de máxima prioridad. El trabajo de campo iniciado por Timothy Matney de la Universidad de Akron Ohio en 1997 ha continuado todos los años desde entonces, y la excavación ha revelado resultados excepcionales: el palacio del gobernador, un importante complejo administrativo, una puerta de la ciudad monumental y ambas residencias de élite, y las viviendas. de soldados comunes.

Se sabe que los asirios enterraron a sus muertos debajo de los pisos de sus casas, y encontramos pruebas tanto de ricos como de pobres: las tumbas de los soldados enterrados en las cámaras de las puertas donde vigilaban y las tumbas de la clase dominante, en en este caso, las cremaciones primarias, cortadas en el patio del palacio en el montículo alto, y que contienen artefactos espectaculares: vasijas de bronce, vasos de cerámica del palacio, cuencos de piedra, marfil trabajado y sellos. Muchos hallazgos han sido sensacionales, pero igualmente intrigante es el descubrimiento de un archivo de textos cuneiformes que datan de antes y justo después de la caída de Nínive en 612 a. C. Otra tablilla insinúa la existencia de un idioma hasta ahora desconocido.

Pero Ziyaret Tepe no es el único sitio asirio en la región, de hecho está lejos de él. Los asirios poblaron la región, una vez pacificada, con deportados de otras partes del imperio. Numerosas pruebas, respaldadas por textos históricos, dan testimonio de sus granjas que salpican el campo: en Kavuşan, Hakemi Use, Boztepe y Müslüman Tepe.

A finales del siglo VII a. C., el imperio asirio fue derrocado por una coalición de babilonios y medos que se repartieron el botín. No está claro qué lado se apoderó de la región del Alto Tigris, ya que las fuentes históricas son vagas.

Arqueológicamente, un problema importante es la dificultad para identificar tipos de cerámica de diagnóstico para el período, por lo que los estudios de superficie aún no pueden trazar un mapa confiable de los patrones de asentamiento para la ocupación post-asiria. La situación es un poco mejor para el período aqueménida que siguió. No se han encontrado sitios importantes de aqueménidas, aunque el descubrimiento ocasional, como las tumbas aqueménidas en Ziyaret Tepe y Aşağı Salat con sus característicos cuencos de omphalos que probablemente pertenecieron a soldados, es un signo de su presencia. El área debe haber estado bajo el control al menos nominal de un sátrapa persa, pero ¿cuál? Este puede ser uno de los secretos que la presa de Ilısu lleva a su tumba de agua.


Encrucijada de civilizaciones

El sudeste de Turquía ha sido una encrucijada y un crisol de civilizaciones desde tiempos prehistóricos. Desde el 3er milenio antes de Cristo, estuvo poblado por hablantes de hurrita, lengua emparentada solo con otra: el urartiano. En el segundo milenio dominaron los imperios hitita y mittani, seguidos un milenio más tarde por los asirios. En este momento, los arameos se destacaron, y luego los escitas y frigios. Siguió el gobierno aqueménida con influencias persas, antes de que Alejandro pasara a través de sus campañas, con la helenización siguiendo su estela. Aquí también estaba la frontera oriental del Imperio Romano. Más recientemente, armenios, kurdos, turcos, árabes y (modernos) asirios han desempeñado su papel.

Una visión fascinante de esta población cambiante proviene de un texto del palacio de Ziyaret Tepe. Es una lista de mujeres, escrita en cuneiforme asirio; sin embargo, la mayoría de los nombres no son asirios: una es hitita, una hurrita, pero la mayoría no pertenecen a ningún idioma conocido. ¿Podrían estas mujeres ser descendientes de la población indígena (Shubria) preasiria o deportadas traídas por el gobierno asirio? Como se cree que Shubrian es un dialecto de Hurrian, la última explicación parece más probable. Una teoría actual es que estas mujeres probablemente eran hablantes de un idioma no indo-iraní, deportadas de los Zagros en el oeste de Irán.

Enigma clásico
Ahora, la terminología histórica cambia tradicionalmente a denominaciones clásicas, helenística y romana, etiquetas que presumen que la cultura proviene de occidente y no representan verdaderamente las tradiciones indígenas. Esto es especialmente así en el Imperio Romano temprano, cuando la presencia romana no estaba profundamente arraigada: fue aquí, en el 53 a.C., donde se libró la desastrosa (desde el punto de vista de los romanos) batalla de Carrhae (Harran) durante la cual, a pesar de superando en gran medida a su enemigo, la fuerza romana fue aplastada por tácticas partas superiores, y su gobernador Craso, el más famoso por derrotar a Espartaco, fue asesinado. La muerte de Craso desató la guerra civil romana entre Julio César y Pompeyo el Grande.

Pero la terminología del este es igualmente inapropiada: la región estaba en la periferia de los imperios parta y sasánida (el sitio cercano de Üctepe era la capital provincial parta, Tigranokert). Por otra parte, la etiqueta "Final de la Edad del Hierro" no hace justicia a lo que sabemos. El problema es que la información para este período es escasa, tanto histórica como arqueológicamente, lo que subraya la importancia de los datos recuperados de estas excavaciones actuales.

Muchos de los sitios en este tramo del valle del río Tigris están ubicados en cruces clave de afluentes que vienen del norte. Uno de los primeros montículos a investigar es Gre Dimse, en las confluencias con Batman Su, que muestra evidencia de restos helenísticos y romanos. en Tepe, en las confluencias con el Botan Su, ahora se ha identificado como una fortaleza romana cedida a Roma en el 298 d.C. pero luego se perdió a los persas en el 363 d.C. También se han encontrado restos romanos tardíos en Salat Tepe, en la confluencia del Salat'ay, y un trabajo reciente en Ziyaret Tepe ha establecido que la presencia romana tardía allí fue considerablemente más extensa de lo que se sospechaba, con restos en varios lugares de la ciudad baja. Las monedas del sitio datan de los reinados de Heliogábalo, Arcadio, Constancio II y Justiniano.

Comprender la región en la siguiente era es complejo, nuevamente en parte porque el Alto Tigris estaba solo al margen de los eventos políticos que los historiadores occidentales utilizan para definir este período: las sucesivas configuraciones políticas de omeyas, abasidas, selyúcidas, mongoles y otomanos. La excepción más notable se produce en la época medieval tardía, cuando la dinastía Artukid estableció reinos en competencia en las ciudades de Hasankeyf y Mardin entre 1102 y 1231 d. C. Los restos medievales se encuentran en muchos sitios excavados en el área de salvamento de Ilısu, siendo los más importantes Hasankeyf y Ziyaret. Tepe, donde se han descubierto los restos estratificados de un pueblo medieval de los siglos XII al XV y un campamento nómada del período otomano posterior.

Hacer un balance
La presa de Ilısu se completará pronto y estos proyectos terminarán. ¿Entonces que hemos aprendido? Lejos de ser un remanso, esta era una región próspera, desde el Paleolítico hasta los tiempos recientes, con asentamientos desde el nivel de las aldeas hasta la capital provincial. Necesitamos reevaluar las teorías aceptadas de que la civilización emergente se extendió desde el área del valle del Éufrates y Mesopotamia. En este rincón de Turquía, las sociedades evolucionaron de forma simultánea e independiente, en paralelo a la más conocida Cuna de la civilización. Tenemos evidencia de nuevas costumbres funerarias, una extensión de idiomas y nuevas secuencias cerámicas importantes: lavados rojo-marrón de finales del tercer milenio en la zona del Tigris y la cerámica ranurada de las culturas indígenas de la Edad del Hierro. Mientras tanto, la evaluación diacrónica ha revelado patrones cíclicos como la recurrencia del nomadismo en los intervalos del declive imperial.

Habiendo emergido brevemente a la luz, este fascinante rincón del mundo pronto volverá a la oscuridad a medida que las aguas se cierren sobre él, dejando enormes lagunas en nuestro conocimiento: sabemos que la región se incorporó al Imperio aqueménida, pero poco más, ni siquiera para a qué satrapía pertenecía. Alejandro pasó, pero sabemos poco del impacto de los reinos seléucidas que dejaron a su paso. La región se convirtió en un territorio fronterizo en disputa entre los imperios romano y parto, y luego los imperios bizantino y sasánida, pero apenas estamos empezando a tener una impresión del impacto sobre el terreno.

Lo que hemos aprendido nos da una pista de lo que estamos perdiendo: en Ziyaret Tepe, esculturas y archivos de los gobernadores asirios en Çat Tepe, una fortaleza romana en el límite mismo de su imperio en Hasankeyf, la sede de las dinastías reales medievales. Sin embargo, a medida que estos sitios se destruyen, se crean otros: nuevos asentamientos, nuevos sistemas de riego, incluso la propia presa algún día se considerará un monumento arqueológico. Ese será el trabajo de las generaciones futuras.

Este artículo fue publicado originalmente en Arqueología mundial Número 50. Haga clic aquí para suscribirse


Información del autor

Afiliaciones

Centro de Historia Humana Natural y Cultural, Universidad Privada del Danubio, Krems, Austria

Kurt W. Alt y Nicole Nicklisch

Departamento de Ingeniería Biomédica, Universidad de Basilea, Basilea, Suiza

Kurt W. Alt, Petra Held, Georg Schulz, Thomas Schuerch, Florian Thieringer y Philipp Brantner

Prehistoria Integrativa y Ciencias Arqueológicas, Universidad de Basilea, Basilea, Suiza

Kurt W. Alt, David Roth y Sandra L. Pichler

Programa Juan de la Cierva-Formación. Instituto de Ciencias del Patrimonio, Consejo Nacional de Investigaciones Científicas (Incpit-CSIC) España, Valladolid, España

Cristina Tejedor Rodríguez

Oficina Estatal de Gestión del Patrimonio y Arqueología, Museo Estatal de Prehistoria de Halle, Halle, Alemania

Nicole Nicklisch y amp Veit Dresely

Instituto de Arqueología, Centro de Investigación de Humanidades, Academia de Ciencias de Hungría, Budapest, Hungría

Anna Szécsényi Nagy y amp Balazs G. Mende

Curt-Engelhorn-Zentrum Archaeometrie gGmbH, Mannheim, Alemania

Corina Knipper y amperio Susanne Lindauer

Programa Juan de la Cierva-Incorporación, Departamento de Prehistoria y Arqueología, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Valladolid, Valladolid, España

Íñigo García Martínez de Lagrán

Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, Jena, Alemania

Friedrich-Loeffler-Institute for Medical Microbiology, University of Greifswald, Greifswald, Alemania

Fundación Arcadia-General de la Universidad de Valladolid, Valladolid, España

OsteoARC - Centro de Investigación OsteoArqueológica, Goslar, Alemania

Laboratorio de tomografía por computadora del Instituto de Hidrogeoquímica, Universidad de Mainz, Mainz, Alemania

Instituto de Medicina Forense, Universidad de Saarland, Homburg, Alemania

Dirección General de Cultura y Patrimonio, Gobierno de Aragón, Zaragoza, España

José Ignacio Royo Guillén

Instituto de Medicina Forense, Universidad de Basilea, Basilea, Suiza

Chargée de recherche CNRS, Laboratoire TRACES UMR 5608, Université de Toulouse II-Jean Jaurès, Toulouse, Francia

Departamento de Prehistoria y Arqueología, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Atonómica de Madrid, Madrid, España

Departamento de Prehistoria y Arqueología, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Valladolid, Valladolid, España


Una élite dinástica en la monumental sociedad neolítica

430-39kya (europeos arcaicos) incluía a los neandertales y sus antepasados, que estaban genéticamente diferenciados de otros euroasiáticos arcaicos (como los denisovanos de Siberia), así como a los humanos modernos. Humanos modernos. [Mostrar resumen completo] llegó a Europa por

45kya, y son atestiguados genéticamente por primera vez por

39kya cuando todavía se mezclaban con los neandertales. Los primeros europeos que estaban relacionados genéticamente de forma reconocible con los modernos aparecieron en el registro genético poco después en

15kya, un grupo en gran parte homogéneo de cazadores-recolectores se convirtió en dominante en la mayor parte de Europa, pero con alguna mezcla de cazadores-recolectores siberianos en la parte oriental del continente. A estos cazadores-recolectores se unieron migrantes del Cercano Oriente a partir de

8kya: Los agricultores de Anatolia se establecieron en la mayor parte de Europa continental y los inmigrantes del Cáucaso llegaron a Europa del Este, formando poblaciones de estepas. Después

5kya hubo migración de la estepa a la Europa continental y viceversa. Los europeos de hoy (ignorando las migraciones de larga distancia de la era moderna) son en gran parte el producto de esta colisión de la Edad del Bronce de los pastores esteparios con los agricultores neolíticos.


Las bolas de piedra talladas en Escocia son una clase misteriosa de artefactos, y los científicos han sido objeto de mucha especulación por parte de los científicos a lo largo de los años.

En total, se recolectaron más de 500 bolas de piedra, la más grande para caber perfectamente en la palma de la mano. Fueron diseñados para que una serie de perillas sobresalgan de la superficie y algunas tengan hermosos e intrincados patrones grabados en ellos.

Las tallas son tan elaboradas que los primeros arqueólogos no creían que fuera posible que se hubieran hecho con herramientas de pedernal, por lo que las fecharon en un período posterior. Pero sabemos que de hecho fueron tallados con pedernal y datan de alrededor del 3200 a. C. al 2500 a. C., una época en la que la gente en Escocia dejaba sus vidas como cazadores-recolectores y se instalaba en comunidades agrícolas.

¿Para qué fueron?

Aunque no existe evidencia sólida para determinar definitivamente su función, muchos han especulado sobre el propósito de las piedras.

Algunos creen que eran parte de un sistema de pesaje para básculas primitivas, pero otros argumentan que sus pesos varían demasiado para que eso sea práctico. Es posible que se hayan utilizado para pesar redes de pesca o como cojinetes para mover rocas más grandes, pero ¿por qué habrían de ser tallados de manera tan elaborada?

La autora australiana Lynne Kelly ha propuesto que las bolas de piedra sirvieron como & # 8220 dispositivos de memoria & # 8221 que podrían haberse utilizado como ayudas mnemotécnicas para la historia oral de la época, al igual que las culturas aborígenes australianas utilizaron el arte rupestre y sus alrededores.

Tres ejemplos escoceses, en Kelvingrove Art Gallery and Museum, Glasgow Algunos sugieren que las bolas de piedra talladas se usaron como armas.

Otros han sugerido que se usaron como armas y # 8212, ya sea fijados a un mango de madera o simplemente arrojados. Pero la mayoría de las piedras no muestran signos del tipo de daño que esperarías ver en un arma.

& # 8220Tal vez sea mejor pensar en ellos como armas ceremoniales o estilizadas & # 8221, explica Hugo Anderson-Whymark, curador de los Museos Nacionales de Escocia. & # 8220 Cosas que podrían causar daño si quisiera usarlas, y que en algunas circunstancias pueden haber sido usadas de esa manera, pero es más probable que sean objetos que representan el estado o el poder de la persona que los tenía en esa comunidad. & # 8221

Bolas de piedra prehistóricas en 3D

En un esfuerzo por obtener una mayor comprensión y hacer que las piedras sean más accesibles para el público, Anderson-Whymark ha creado imágenes en 3D de las bolas. Usando una técnica llamada fotogrametría, Anderson-Whymark tomó cientos de imágenes 2D desde todos los ángulos para crear representaciones 3D muy detalladas de 60 bolas de piedra talladas.

Las imágenes, que se han subido en línea para que cualquiera las vea, revelaron detalles de las bolas de piedra que antes no habían sido visibles.
& # 8220En realidad, poder verlos en realidad virtual es muy valioso & # 8221 Anderson-Whymark a CNN. & # 8220 Nos permite ver algunos detalles finos que no vimos & # 8217t antes.

& # 8220Hay & # 8217 uno de ellos que tiene líneas concéntricas en los círculos, y nadie lo había visto antes y & # 8217 ha estado en nuestra colección durante más de 100 años & # 8221, agregó.

Las imágenes en 3D también revelaron que algunas de las piedras se modificaron con el tiempo, posiblemente a lo largo de generaciones. Aún no está claro qué podría significar eso, pero Anderson-Whymark dijo que al menos abre la puerta a otras posibilidades sobre las bolas, el propósito y la importancia para la gente de esa época.

& # 8220Es & # 8217 nos dice cómo se trabajaron y reelaboraron con el tiempo. Nos permite explorar esa historia más amplia de cómo se hicieron y cómo se desarrollaron, lo que potencialmente nos dirá más sobre esa teoría más amplia de cómo se usaron, ”dijo Anderson-Whymark.

Algunas de las imágenes en 3D de las bolas de piedra talladas revelaron detalles previamente desconocidos sobre su diseño. Bolas de piedra tallada, clasificadas como neolíticas
Muchas de las bolas no han registrado su sitio de descubrimiento y la mayoría se encuentran como resultado de la actividad agrícola.

Si bien algunas de las bolas se han encontrado en Irlanda y el norte de Inglaterra (una incluso viajó a Noruega), todas las demás se han encontrado en Escocia, principalmente en Aberdeenshire. Cinco fueron encontrados en el asentamiento neolítico notablemente conservado de Skara Brae, en las Islas Orkney, frente a la costa norte de Escocia.

Los Museos Nacionales de Escocia, en Edimburgo, tiene la colección más grande del mundo de estas bolas de piedra tallada con alrededor de 200 (incluidos 60 moldes). Quizás el más famoso entre ellos es la pelota Towie. Encontrado en Aberdeenshire en el siglo XIX, presenta círculos, espirales y líneas cuidadosamente tallados en cuatro perillas.

& # 8220La bola de piedra tallada Towie es el mejor ejemplo de una bola de piedra tallada de Escocia y los motivos son absolutamente increíbles, & # 8221 Anderson-Whymark. & # 8220Las ranuras muy finas en la superficie tienen aproximadamente un milímetro de ancho y todas han sido talladas con una herramienta de pedernal. Mano de obra increíblemente fina y delicada. & # 8221

Un enigma perdurable

Según el museo, los patrones de la bola Towie son símbolos sagrados que se asemejan a los de una tumba de pasaje en Irlanda. Anderson-Whymark dice que las similitudes en el diseño plantean preguntas interesantes sobre las relaciones entre estas ubicaciones.

& # 8220Una cosa que muestran es que quizás hubo un contacto a larga distancia en ese período que no siempre damos crédito a la gente prehistórica & # 8221, dijo.

& # 8220 Ciertamente, cuando miramos a Orkney, vemos objetos que se mueven hacia arriba desde la costa oeste a través de las vías marítimas occidentales & # 8230 La vajilla ranurada (un estilo de cerámica neolítica británica) se origina en Orkney y viaja hacia el sur hacia Irlanda y en el sur de Gran Bretaña también.
& # 8220 Nosotros & # 8217 estamos viendo cosas, ideas y personas moviéndose con ellos durante ese tiempo. & # 8221

El enigma de las bolas de piedra perdurará por ahora, y aunque es posible que nunca sepamos exactamente para qué se usaron, aún podemos apreciarlas como buenos ejemplos del arte neolítico.


La familia humana y los primeros antepasados ​​n. ° 8217

Tim White está de pie con un grupo de hombres inquietos en lo alto de una colina en el desierto de Afar en Etiopía. Algunos de ellos se pasean de un lado a otro, esforzándose por ver si pueden detectar fragmentos de hueso beige en los escombros de color marrón rojizo de abajo, tan ansiosos por comenzar su búsqueda como niños en una búsqueda de huevos de Pascua. Al pie de la colina hay un montículo de rocas negras de 25 pies de largo erigido al estilo de una tumba de Afar, tan grande que parece un monumento a un héroe caído. Y en cierto modo lo es. White y sus colegas lo ensamblaron para marcar el lugar donde encontraron por primera vez rastros, en 1994, de & # 8220Ardi & # 8221, una mujer que vivió hace 4,4 millones de años. Su esqueleto ha sido descrito como uno de los descubrimientos más importantes del siglo pasado, y está cambiando las ideas básicas sobre cómo se veían y se movían nuestros primeros antepasados.

Contenido relacionado

Más de 14 años después, White, un paleoantropólogo enjuto de 59 años de la Universidad de California en Berkeley, está aquí nuevamente, en una peregrinación anual para ver si las lluvias estacionales han expuesto nuevos fragmentos de huesos o dientes de Ardi. A menudo enciende a los cazadores de fósiles que trabajan con él cantando, & # 8220 ¡Homínido, homínido, homínido! ¡Ir! ¡Ir! ¡Vete! & # 8221 Pero él no puede & # 8217 dejarlos ir todavía. Solo una semana antes, un miembro de la tribu Alisera había amenazado con matar a White y dos de sus colegas etíopes si regresaban a estos lechos de fósiles cerca de la remota aldea de Aramis, hogar de un clan de nómadas Alisera. La amenaza es probablemente solo un engaño, pero White no se mete con los Alisera, que son famosos por ser territoriales y resolver disputas con AK-47. Como medida de precaución, los científicos viajan con seis policías regionales de Afar armados con sus propios AK-47.

Organizar esta reunión con los líderes tribales para negociar el acceso a los yacimientos fósiles ya les ha costado a los investigadores dos preciosos días de su temporada de campo de cinco semanas. & # 8220Los planes mejor trazados cambian todos los días & # 8221, dice White, quien también ha tenido que lidiar con serpientes venenosas, escorpiones, mosquitos de la malaria, leones, hienas, inundaciones repentinas, tornados de polvo, tribus en guerra y alimentos y agua contaminados. & # 8220 Nada en el campo es fácil. & # 8221

Mientras esperamos la llegada de Alisera, White explica que el equipo regresa a este lugar hostil año tras año porque es el único lugar en el mundo que produce fósiles que abarcan un período tan largo de evolución humana, unos seis millones de años. Además de Ardi, un posible antepasado directo, aquí es posible encontrar fósiles de homínidos de hace tan solo 160.000 años & # 8212an temprano Homo sapiens como nosotros & # 8212 todo el camino de regreso a Ardipithecus kadabba, uno de los primeros homínidos conocidos, que vivió hace casi seis millones de años. En el último recuento, el proyecto Middle Awash, que toma su nombre de este parche del desierto de Afar e incluye a 70 científicos de 18 naciones, ha encontrado 300 especímenes de siete especies de homínidos diferentes que vivieron aquí uno tras otro.

Ardi, abreviatura de Ardipithecus ramidus, es ahora el fósil más conocido de la región, habiendo sido noticia en todo el mundo el otoño pasado cuando White y otros publicaron una serie de artículos que detallaban su esqueleto y su entorno antiguo. Ella no es el miembro más viejo de la extensa familia humana, pero es, con mucho, el más completo de los primeros homínidos que la mayoría de su cráneo y dientes, así como huesos extremadamente raros de su pelvis, manos, brazos, piernas y pies han tenido hasta ahora. sido encontrado.

Con la luz del sol comenzando a blanquear el terreno gris y beige, vemos una nube de polvo en el horizonte. Pronto, dos nuevos Toyota Land Cruisers se detienen en el promontorio, y media docena de hombres de Alisera saltan con gorras Kufi y pareos de algodón, algunos ceñidos con cinturones que también sostienen dagas largas y curvas. La mayoría de estos & # 8220 ancianos & # 8221 del clan parecen tener menos de 40 años & # 8212 y unos pocos hombres Alisera parecen sobrevivir hasta la vejez.

Después de los saludos y apretones de manos habituales, White se pone de rodillas con algunos cazadores de fósiles para mostrar a los miembros de la tribu cómo los investigadores se arrastran por el suelo, hombro con hombro, en busca de fósiles. Con el paleoantropólogo etíope y co-líder del proyecto Berhane Asfaw traduciendo al amárico y otra persona traduciendo del amárico al afari & # 241a, White explica que estas piedras y huesos revelan la historia antigua de la humanidad. La Alisera sonríe débilmente, aparentemente divertida de que alguien quiera arrastrarse por el suelo para ganarse la vida. Otorgan permiso para buscar fósiles & # 8212 por ahora. Pero agregan una advertencia. Algún día, dicen, los investigadores deben enseñarles cómo obtener historia desde el suelo.

La búsqueda de fósiles de ancestros humanos comenzó en serio después de que Charles Darwin propuso en 1871, en su libro El origen del hombre y la selección en relación con el sexo, que los humanos probablemente surgieron en África. No basó su afirmación en pruebas contundentes: los únicos fósiles de homínidos que se conocían eran los neandertales, que habían vivido en Europa hace menos de 100.000 años. Darwin sugirió que nuestros & # 8220primeros progenitores & # 8221 vivían en el continente africano porque su clima tropical era acogedor para los simios, y porque los estudios anatómicos de los primates modernos lo habían convencido de que los humanos estaban más & # 8220 aliados & # 8221 con los simios africanos (chimpancés y gorilas). ) que los simios asiáticos (orangutanes y gibones). Otros no estuvieron de acuerdo, argumentando que los simios asiáticos estaban más cerca de los humanos modernos.

Dio la casualidad de que los primeros restos verdaderamente antiguos de un homínido & # 8212 un casquete fosilizado y dientes de más de medio millón de años & # 8212 se encontraron en Asia, en la isla de Java, en 1891. & # 8220Java man & # 8221 como el criatura fue llamada, más tarde fue clasificado como miembro de Homo erectus, una especie que surgió hace 1,8 millones de años y puede haber sido uno de nuestros antepasados ​​directos.

Así comenzó un siglo de descubrimientos notable por hallazgos espectaculares, en el que la línea de tiempo de la prehistoria humana comenzó a tomar forma y el debate continuó sobre si Asia o África era el lugar de nacimiento humano.

En 1924, el anatomista australiano Raymond Dart, mirando a través de una caja de fósiles de una cantera de piedra caliza en Sudáfrica, descubrió un pequeño cráneo. El primer homínido temprano de África, el niño Taung, como se le conocía, era un miembro juvenil de Australopithecus africanus, una especie que vivió hace entre uno y dos millones de años, aunque en ese momento los científicos escépticos decían que la caja cerebral del tamaño de un chimpancé era demasiado pequeña para un homínido.

En 1959, el arqueólogo Louis Leakey y su esposa Mary, que trabajaban en Olduvai Gorge en Tanzania, descubrieron un trozo de mandíbula de homínido que más tarde se conocería como Paranthropus boisei. El fósil de 1,75 millones de años fue el primero de muchos homínidos que los Leakeys, su hijo Richard y sus asociados encontrarían en África Oriental, lo que refuerza el caso de que los homínidos de hecho se originaron en África. Su trabajo inspiró a investigadores estadounidenses y europeos a recorrer el Gran Valle del Rift, una falla geológica que atraviesa Kenia, Tanzania y Etiopía y expone capas de rocas que tienen millones de años.

En 1974, los paleoantropólogos Donald Johanson y Tom Gray, excavando en Hadar, Etiopía, encontraron el esqueleto parcial del homínido más antiguo conocido en ese momento, una hembra a la que llamaron Lucy, en honor a la canción de los Beatles, Lucy in the Sky with Diamonds. & # 8221 que estaba jugando en el campamento mientras celebraban. Con 3,2 millones de años, Lucy era notablemente primitiva, con un cerebro y un cuerpo del tamaño de un chimpancé. Pero su tobillo, rodilla y pelvis mostraban que caminaba erguida como nosotros.

Esto significaba que Lucy era un homínido, solo humanos y nuestros parientes cercanos en la familia humana caminan habitualmente erguidos en el suelo. Un miembro de la especie Australopithecus afarensis, que vivió desde hace 3,9 millones a 2,9 millones de años, Lucy ayudó a responder algunas preguntas clave. Ella confirmó que la marcha erguida evolucionó mucho antes de que los homínidos comenzaran a usar herramientas de piedra & # 8212 hace unos 2,6 millones de años & # 8212 y antes de sus cerebros comenzaron a expandirse dramáticamente. Pero su postura erguida y su forma de andar plantearon nuevas preguntas. ¿Cuánto tiempo había tardado en evolucionar la anatomía para mantener el equilibrio sobre dos pies? ¿Qué impulsó a algún simio antiguo a ponerse de pie y comenzar a caminar por el camino hacia la humanidad? ¿Y qué clase de simio era?

Lucy, por supuesto, no pudo responder a esas preguntas. Pero, ¿qué vino antes que ella? Durante 20 años después de su descubrimiento, fue como si faltara el primer capítulo de la historia humana.

Uno de los primeros equipos en buscar al antepasado de Lucy fue el proyecto Middle Awash, que se formó en 1981 cuando White y Asfaw se unieron al arqueólogo de Berkeley J. Desmond Clark para buscar fósiles y herramientas de piedra en Etiopía. Tuvieron un comienzo prometedor & # 8212 encontrando fragmentos de un cráneo de 3,9 millones de años y un fémur ligeramente más joven & # 8212 pero no pudieron regresar al Medio & # 8200Awash hasta 1990, porque los funcionarios etíopes impusieron una moratoria en la búsqueda de fósiles. mientras reescribían sus leyes de antigüedades. Finalmente, en 1992, el estudiante de posgrado de White & # 8217, Gen Suwa, vio un destello en el desierto cerca de Aramis. Era la raíz de un diente, un molar, y su tamaño y forma indicaban que pertenecía a un homínido. Suwa y otros miembros del proyecto Middle Awash pronto recolectaron otros fósiles, incluida la mandíbula inferior de un niño con una muela de leche todavía adherida. Los métodos de datación más modernos indicaron que tenían 4,4 millones de años.

El equipo propuesto en la revista Naturaleza en 1994 que los fósiles & # 8212 ahora conocidos como Ardipithecus ramidus& # 8212representaba las & # 8220 especies de raíces potenciales buscadas durante mucho tiempo para los homínidos, & # 8221, lo que significa que los fósiles pertenecían a una nueva especie de homínido que podría haber dado lugar a todos los homínidos posteriores. La idea de que era un miembro de la familia humana se basaba principalmente en sus dientes y, en particular, en la ausencia de grandes caninos en forma de daga afilados por los dientes inferiores. Los simios vivos y extintos tienen esos dientes, mientras que los homínidos no los tienen. Pero el patrón oro para ser un homínido era caminar erguido. Así fue A. ramidus ¿De verdad un homínido o un mono extinto?

White bromeó en ese momento diciendo que estaría encantado con más fósiles, en particular, una calavera y un fémur. Era como si hubiera realizado un pedido. En dos meses, otro estudiante de posgrado de White & # 8217s, el paleoantropólogo etíope Yohannes Haile-Selassie, vio dos pedazos de un hueso de la palma de una mano y su primer signo de Ardi. Los miembros del equipo finalmente encontraron 125 piezas del esqueleto de Ardi. Había sido una mujer musculosa que medía casi cuatro pies de altura pero podría haber pesado hasta 110 libras, con un cuerpo y cerebro aproximadamente del mismo tamaño que un chimpancé & # 8217s. Cuando vieron bien el plan corporal de Ardi, pronto se dieron cuenta de que estaban viendo un tipo de homínido completamente nuevo.

Fue el hallazgo de su vida. Pero estaban intimidados por la condición de Ardi. Sus huesos eran tan frágiles que se desmoronaban al tocarlos. White los llamó & # 8220road kill. & # 8221

Los investigadores pasaron tres temporadas de campo excavando bloques enteros de roca sedimentaria que rodeaban los fósiles, cubriendo los bloques con yeso y llevándolos al Museo Nacional de Etiopía en Addis Abeba. En el laboratorio del museo, White inyectó cuidadosamente pegamento de jeringas en cada fragmento y luego usó herramientas dentales y cepillos, a menudo bajo un microscopio, para eliminar la arcilla limosa de los fósiles endurecidos con pegamento. Mientras tanto, Suwa, hoy paleoantropólogo de la Universidad de Tokio, analizó fósiles clave con escáneres de TC modificados para ver qué había dentro de ellos y utilizó imágenes de computadora para restaurar digitalmente el cráneo aplastado. Finalmente, él y el anatomista C. Owen Lovejoy trabajaron a partir de los fósiles y las imágenes de computadora para hacer modelos físicos del cráneo y la pelvis.

Es & # 8217 una medida de la particularidad, complejidad y minuciosidad de los investigadores & # 8217 & # 8217; esfuerzos para comprender a Ardi en profundidad que tardaron 15 años en publicar sus hallazgos detallados, que aparecieron el pasado mes de octubre en una serie de 11 artículos en la revista. Ciencias. En resumen, escribieron que Ardi y los fósiles de otros 35 miembros de su especie, todos encontrados en el Medio Awash, representaban un nuevo tipo de homínido temprano que no se parecía mucho a un chimpancé, un gorila o un humano. & # 8220 Hemos visto al antepasado y & # 8217 no es un chimpancé & # 8221, dice White.

Esto fue una sorpresa para los investigadores que habían propuesto que los primeros homínidos se parecerían y actuarían mucho como chimpancés. Son nuestros parientes vivos más cercanos, comparten el 96 por ciento de nuestro ADN, y son capaces de utilizar herramientas y comportamientos sociales complejos. Pero los descubridores de Ardi propusieron que los chimpancés han cambiado tan drásticamente a medida que han evolucionado durante los últimos seis millones de años, que los chimpancés de hoy son modelos pobres para el último antepasado común que compartimos.

En su laboratorio de la Universidad Estatal de Kent, Lovejoy demostró recientemente por qué Ardi es tan inusual. Gentilmente alineó cuatro huesos de la mano de Ardi & # 8217 en su mesa de laboratorio, y mostró cómo encajaban de una manera que permitió que la mano de Ardi & # 8217 se doblara hacia atrás en la muñeca. En comparación, la muñeca de un chimpancé está rígida, lo que permite que el animal apoye su peso en los nudillos mientras se mueve por el suelo y camina con los nudillos. "Si quisieras evolucionar la mano de Ardi, no podrías hacerlo con esto", dijo, agitando un conjunto de huesos de la mano de un chimpancé en el aire. Si Lovejoy tiene razón, esto significa que Ardi & # 8212 y nuestros antepasados ​​que caminaban erguidos & # 8212 nunca pasaron por una etapa de caminar con los nudillos después de bajar de los árboles para vivir en el suelo, como algunos expertos han creído durante mucho tiempo.

Como evidencia de que Ardi caminaba erguida en el suelo, Lovejoy señaló un yeso de sus cuchillas pélvicas superiores, que son más cortas y anchas que las de un mono. Le habrían permitido mantener el equilibrio sobre una pierna a la vez mientras caminaba erguida. & # 8220Esto es un cambio monstruoso & # 8212 esto ha sido un bípedo durante mucho tiempo & # 8221 Lovejoy.

Pero Ardi no caminaba como nosotros ni tampoco como Lucy. La pelvis inferior de Ardi, como la de un chimpancé, tenía poderosos músculos de la cadera y los muslos que habrían dificultado correr tan rápido o tan lejos como pueden los humanos modernos sin lesionarse los isquiotibiales. Y tenía un dedo gordo del pie oponible, por lo que su pie podía agarrar ramas, lo que sugiere que todavía pasaba mucho tiempo en los árboles para escapar de los depredadores, recoger frutas o incluso dormir, presumiblemente en nidos hechos de ramas y hojas. Esta combinación inesperada de rasgos fue un & # 8220shocker, & # 8221 dice Lovejoy.

Él y sus colegas han propuesto que Ardi representa una etapa temprana de la evolución humana cuando un antiguo plan corporal de simio estaba siendo remodelado para vivir en dos mundos: en los árboles y en el suelo, donde los homínidos buscaban cada vez más plantas, huevos y pequeñas criaturas.

La investigación de Ardi también desafió las opiniones de larga data de que los homínidos evolucionaron en una sabana cubierta de hierba, dice el geólogo del proyecto Middle Awash Giday WoldeGabriel del Laboratorio Nacional de Los Alamos. Los investigadores de Ardi & # 8217 escrutinio minucioso & # 8212 & # 8220 Te arrastras sobre tus manos y rodillas, recogiendo cada pedazo de hueso, cada pedazo de madera, cada semilla, cada caracol, cada trozo, & # 8221 White dice & # 8212 indica que Ardi vivía en un bosque con un dosel cerrado, tan poca luz llegaba a la hierba y las plantas del suelo del bosque. Al analizar miles de especímenes de plantas y animales fosilizados, así como cientos de muestras de sustancias químicas en los sedimentos y el esmalte de los dientes, los investigadores encontraron evidencia de especies forestales como el almez, la higuera y las palmeras en su entorno. Ardi vivió junto a monos, antílopes kudu y pavos reales y animales que prefieren los bosques, no los pastizales abiertos.

Ardi también proporciona información sobre el comportamiento de los antiguos homínidos. Pasar de los árboles al suelo significó que los homínidos se convirtieran en presas más fáciles. Aquellos que eran mejores para cooperar podían vivir en grupos sociales más grandes y tenían menos probabilidades de convertirse en un gran gato en la próxima comida. Al mismo tiempo, A. ramidus los machos no eran mucho más grandes que las hembras y habían desarrollado dientes caninos pequeños sin afilar. Eso es similar a los humanos modernos, que son en gran medida cooperativos, y en contraste con los chimpancés modernos, cuyos machos usan su tamaño para dominar a las hembras y blanden sus caninos con forma de daga para intimidar a otros machos.

A medida que los homínidos comenzaron a trabajar cada vez más juntos, dice Lovejoy, también adoptaron otros comportamientos nunca antes vistos: llevar comida en sus manos con regularidad, lo que les permitió abastecer a sus compañeros o sus crías de manera más efectiva. Este comportamiento, a su vez, puede haber permitido a los machos formar lazos más estrechos con sus compañeras e invertir en la crianza de su descendencia de una manera que no se ve en los simios africanos. Todo esto reforzó el cambio a la vida en el suelo, la marcha erguida y la cooperación social, dice Lovejoy.

No todo el mundo está convencido de que Ardi caminó erguido, en parte porque la evidencia crítica proviene de su pelvis, que fue aplastada. Si bien la mayoría de los investigadores están de acuerdo en que es un homínido, según las características de sus dientes y cráneo, dicen que podría ser un tipo de homínido que era un primo lejano de nuestro antepasado directo y una nueva rama del árbol genealógico humano. & # 8220 Creo que & # 8217 es sólido & # 8221 que Ardi es un homínido, si se define a los homínidos por su cráneo y dientes, dice Rick Potts, paleoantropólogo del Museo Nacional de Historia Natural Smithsonian & # 8217. Pero, como muchos otros que no han visto los fósiles, todavía tiene que estar convencido de que la pelvis aplastada pero reconstruida demuestra caminar erguido, lo que podría significar que Ardi podría haber sido un simio extinto que estaba & # 8220experimentando & # 8221 & # 8200 con algún grado de caminar erguido. & # 8220El período entre cuatro millones y siete millones de años es cuando menos sabemos & # 8221, dice Potts. & # 8220 Entender qué es un gran simio y qué es un homínido es difícil. & # 8221

A medida que los investigadores determinan dónde se encuentra Ardi en el árbol genealógico humano, están de acuerdo en que ella está planteando preguntas fundamentales sobre la evolución humana: ¿Cómo podemos identificar a los primeros miembros de la familia humana? ¿Cómo reconocemos las primeras etapas de la marcha erguida? ¿Cómo era nuestro antepasado común con los chimpancés? & # 8220 No & # 8217t teníamos mucho antes & # 8221, dice Bill Kimbel, un paleoantropólogo de la Universidad Estatal de Arizona. & # 8220Ardipithecus nos da un prisma para examinar y probar alternativas. & # 8221

Después del descubrimiento de Ardi, los investigadores naturalmente comenzaron a preguntarse qué fue lo que sucedió antes que ella. No tuvieron que esperar mucho.

A partir de 1997, Haile-Selassie, ahora en el Museo de Historia Natural de Cleveland, encontró fósiles de entre 5,2 millones y 5,8 millones de años en el Medio Awash. El hueso de un dedo del pie sugería que su dueño había caminado erguido. Los huesos se parecían tanto a una versión primitiva de A. ramidus propuso que estos fósiles pertenecían a su antepasado directo & # 8212 una nueva especie que finalmente nombró Ardipithecus kadabba.

En 2000, Martin Pickford del College of France y Brigitte Senut del Museo Nacional de Historia Natural de París anunciaron que su equipo había encontrado un homínido aún más antiguo y fósiles que representan una especie que vivió hace seis millones de años en las colinas de Tugen de Kenia. Dos de los fósiles eran fémures, incluido uno que proporcionó la evidencia directa más antigua de caminar erguido en un homínido. Llamaron a esta criatura Orrorin tugenensis, basándose en un Tugen & # 8200leyenda del & # 8220 hombre original & # 8221 que se asentó en Tugen Hills. De manera informal, en honor a su año de descubrimiento, lo llamaron Millennium man.

Inmediatamente después de ese descubrimiento llegó el más sorprendente de todos: un cráneo de Chad, a unas 1.500 millas al oeste del Gran Valle del Rift de África oriental, donde se han encontrado muchos de los homínidos más antiguos. Un estudiante chadiano llamado Ahounta Djimdoumalbaye recogió una bola de roca en el suelo del desierto de Djurab, donde las tormentas de viento soplan dunas de arena como olas en un mar y exponen fósiles enterrados durante millones de años. Cuando Djimdoumalbaye dio la vuelta a la piedra, miró fijamente las cuencas de los ojos vacías de una cara de simio: el cráneo de un primate que vivió hace seis millones a siete millones de años en las orillas de un antiguo lago. Tenía rasgos que sugerían que era un homínido: una cara inferior pequeña y caninos y un cráneo que parecía asentarse sobre su columna vertebral, como en caminantes erguidos. El paleontólogo Michel Brunet, entonces de la Universidad de Poitiers en Francia, lo presentó como el homínido más antiguo conocido, Sahelanthropus tchadensis. (Su apodo es Touma & # 239, que significa & # 8220 esperanza de vida & # 8221 en el idioma de Goran). Pero demostrar que un cráneo caminaba erguido es difícil, y persisten las preguntas sobre si Sahelanthropus es un homínido de buena fe o no.

En conjunto, los fósiles descubiertos en los últimos 15 años han proporcionado instantáneas de varias criaturas diferentes que estaban vivas en África en el momento crítico en que estaban surgiendo los primeros miembros de la familia humana. Cuando estas instantáneas se agregan al álbum de la familia humana, duplican el tiempo que los investigadores pueden ver en nuestro pasado, desde Lucy en 3.2 millones de años hasta Touma en casi 7 millones de años.

Uno de los fósiles más buscados de esa era lejana fue el antepasado directo de Lucy. En 1994, 20 años después de que se descubriera el esqueleto de Lucy, un equipo en Kenia dirigido por Meave Leakey (la esposa de Richard Leakey) encontró dientes y partes de una mandíbula, así como dos trozos de tibia que mostraban que la criatura caminaba erguida. Los fósiles, llamados Australopithecus anamensis, tenían 4,1 millones de años.

& # 8220Ha sido 40 años fascinantes para estar en paleoantropología, & # 8221 dice Johanson, & # 8220, & # 8220, uno de los mejores momentos para estar en este campo & # 8221. 8221 sobre el tiempo turbio antes de hace 4 millones de años.

Una cosa que es Está claro que estos primeros fósiles pertenecen a una clase por sí mismos. Estas especies no se parecían ni actuaban como otros simios conocidos o como Lucy y otros miembros de Australopithecus. Eran habitantes del suelo de gran cuerpo que se levantaban y caminaban sobre dos piernas. Pero si los observara moverse, no los confundiría con la especie de Lucy. Se aferraron a la vida en los árboles, pero estaban preparados para aventurarse en un campo más abierto. En muchos sentidos, estas primeras especies se parecen entre sí más que cualquier fósil que se haya encontrado antes, como si hubiera una nueva etapa de desarrollo o evolución por la que pasaron nuestros antepasados ​​antes de que se completara la transición de simio a homínido. De hecho, cuando se comparan los cráneos de Touma & # 239 y Ardi, el parecido es & # 8220 sorprendente & # 8221, dice el paleoantropólogo Christoph Zollikofer de la Universidad de Zurich en Suiza. Los fósiles están demasiado alejados en el tiempo para ser miembros de la misma especie, pero sus cráneos son más parecidos entre sí que como las especies de Lucy, lo que tal vez indique adaptaciones similares en la dieta o el comportamiento reproductivo y social.

La única forma de averiguar cómo se relacionan todas estas especies entre sí y con nosotros es encontrar más huesos. En particular, los investigadores necesitan encontrar más partes superpuestas de fósiles muy tempranos para que puedan compararse directamente, como el extremo superior de un fémur, tanto para Ardi como para Touma, para compararlos con la parte superior del fémur de O. tugenensis.

En Aramis, tan pronto como los líderes del clan dieron su bendición al equipo de Middle Awash, White comenzó a enviar miembros del equipo como un controlador de tráfico aéreo, ordenándolos que se desplegaran sobre la pendiente cerca de la tumba de Ardi. Sin embargo, el sol estaba alto en el cielo, lo que dificultaba distinguir el hueso beige entre los sedimentos blanqueados. Esta vez, el equipo no encontró nuevos fósiles de homínidos.

Pero una mañana más tarde esa semana, los miembros del equipo condujeron por el lecho de un río seco hasta un sitio en el margen occidental de Middle Awash. Solo unos momentos después de caminar hacia los lechos de fósiles, un investigador postdoctoral turco, Cesur Pehlevan, plantó una bandera amarilla entre los adoquines del remoto barranco. & # 8220Tim! & # 8221 & # 8200, gritó. & # 8220Hominid? & # 8221 White se acercó y examinó silenciosamente el molar, dándole la vuelta en la mano. White tiene la capacidad de mirar un diente o un fragmento de hueso y reconocer casi de inmediato si pertenece a un homínido. Después de un momento, pronunció su veredicto: & # 8220muy bien, Cesur. Está prácticamente sin usar. & # 8221 El molar pertenecía a un adulto joven. A. kadabba, la especie cuyos fósiles comenzaron a encontrarse aquí en 1997. Ahora los investigadores tenían una pieza más para ayudar a completar el retrato de esta especie de 5,8 millones de años.

& # 8220Hay & # 8217s tu momento de descubrimiento, & # 8221 dijo White. Reflexionó sobre los fósiles que habían recogido en este remoto desierto. & # 8220Este año, tenemos & # 8217 A. kadabba, A. anamensis, A. garhi, H. erectus, H. sapiens. & # 8221 Eso & # 8217 son cinco tipos diferentes de homínidos, la mayoría de los cuales eran desconocidos cuando White comenzó a buscar fósiles aquí en 1981. & # 8220The Middle Awash es un área única, & # 8221, dijo. & # 8220Es el único lugar del planeta Tierra donde se puede ver el alcance completo de la evolución humana. & # 8221


Ver el vídeo: 10 Misteriosas Rocas con parecidos muy extraños